martes

confesarme


hoy pude confesarme.
escribirlo:
mi sombra reflejada en la pared vacía,
espejo inevitable de la desolación.

mi sombra, tu indolencia.
tu marca en mí, como un estigma.

esta casa de rincones vulnerados
que guarecen mi perplejidad y tu desidia.

tu abandono y yo, esta noche, en la pared desnuda.