lunes

el rojo incierto del atardecer
la prisa, la locura, el vértigo, mi súbito delirio

la boca entreabierta, la respiración desconocida
mi cuerpo tibio, vivo,

incitando a la muerte en tanto vive, sin defensa alguna,
y él mirándome.