domingo

de ahora en más



quizás quería obtener de ella un placer desconocido todavía para él.
ella, misteriosa, secreta. distinta a todo lo conocido por él hasta el momento.
ella que no sabe nada de él y de su mundo. de su espíritu y su cuerpo.
la noche. este invierno que no cesa. y después el alba.

puede verla dormida. su piel morena. indefensa.
los labios entreabiertos y pálidos.
es ese momento exacto en que el tiempo está ausente.
él siente una fragilidad sin par. la fuerza invulnerable de la debilidad.
se queda mirándola. escucha el comienzo de una tormenta . una lluvia tenue.
ella duerme. y está colmada de él, mientras duerme.

la habitación sombría. él la mira.
una certeza proviene de la monotonía de esa mañana oscura:
nadie, de ahora en más, dejaría lágrimas en su cuerpo,
ni evidencias de aquel goce inexplicable.