domingo

un abrazo


Ricky tiene sólo ocho años y me dijo “any, falta poco para el abrazo”
y pensé: no hay nada más intenso que un buen un abrazo.
el diccionario dice que abrazar es: estrechar entre los brazos en señal de cariño,
comprender, contener e incluir.

y con todo, el abrazo, puede ser, mucho más que eso.

el abrazo que añoramos, el abrazo que no dimos por miedo, por vergüenza, por timidez. aquel abrazo. el abrazo que esperamos dar.
esos abrazos en los que sentimos que el otro es una montaña enorme y fuerte, aunque el que nos abrace sea más pequeño que nosotros.

lo más importante del reencuentro es el abrazo. siempre.

el abrazo es eso que habla por nosotros cuando no hallamos palabras o tal vez cuando no hacen falta las palabras. es la evocación de aquello que no volvimos a sentir jamás porque el objeto de nuestro abrazo está muy lejos, tal vez en esa estrella que, sólo algunas noches, nos envuelve con su luz.

un abrazo nos iguala, nos acerca el corazón que late al mismo tiempo. nos regocija el alma. nos reconforta. nos vuelve niños. y a la vez nos vuelve gigantes. nos conmueve. nos protege.

nos salva. nos abriga.
un abrazo es quizás, la mejor manera de decir te amo, estoy con vos, contá conmigo, te recuerdo , estuve cerca aquella vez, disculpame, te quiero mucho…todas esas cosas que a veces nos resultan tan difíciles de expresar, pueden resolverse en un abrazo.

un abrazo es una de las sensaciones más bellas que podemos sentir. y no es difícil, sólo hay que estar dispuesto, sólo eso.