martes

ciertas palabras



de toda nuestra historia no conservo más que ciertas palabras
algunas palabras que nombran aquello que ha perdido el nombre.
( parecidas a esas que definen el color del mar)

la frontera infranqueable entre él y yo son sus ojos.
siempre cerrados.

después de esta súbita ausencia parece imposible contar la historia

sin embargo, las palabras no me abandonaron
todo lo que puedo saber de él lo descubro escribiendo.
y escribiendo vuelvo, a veces,
a ese preciso rincón del mundo que estaba dentro de su abrazo
.