viernes

un salto al vacío


guardo en mi mirada el preludio de un día,
un desabrigado atardecer,
el lento deambular de sueños inconclusos,

un ensayo de la ausencia:
sus manos nombrándome en voz baja
-ceremonia silente de la espera-

un cortejo de palabras rompiéndose en el viento,
la inclemencia del mundo,
el miedo agazapado en los rincones,
aquel inasible resplandor de estrellas,

un salto al vacío
(el aire desgarrado de un instante)