martes

árboles muertos


llegué a ese lugar transitado por mí. conocido.
y quise escribir
describir la belleza. el rojo de los atardeceres de la infancia.

sin embargo, vi el cielo de color azul, de ese azul que le pertenece al mar.
y ví como cubría todas las cosas con su lentitud, con su indiferencia de cada día.
impasible.

ví árboles muertos, mutilados, negros.
olvidados en esa fosa común del abandono

y descubrí que la muerte de un árbol es la muerte entera.